fbpx
Image default
Home » El BMW 700 y la historia de cómo salvó a la compañía
Noticias

El BMW 700 y la historia de cómo salvó a la compañía

Quizá muchas personas no lo sepan, pero en la década de los 50´s, BMW tuvo una crisis en la que estuvo a punto de desaparecer y parecía ser su fin, hasta la llegada del BMW 700 Coupé, el automóvil que prácticamente hizo renacer a la compañía, ¿no nos crees? Aquí está la historia.

En 1950, BMW construyó el prototipo de un nuevo automóvil pequeño para luego descartarlo rápidamente debido a falta de presupuesto.

Años después, BMW no quiso caer en el auto “burbuja” debido al espacio, por lo que creó el BMW 600, un Isetta algo más largo con motor plano doble (flat twin) instalado en la parte trasera, destinado a satisfacer la demanda de vehículo de cuatro plazas.

Nuevamente no tuvo éxito a causa del concepto con la puerta en la parte delantera del automóvil, por lo que los clientes lo rechazaron.

Proceso del BMW 600 al 700

Buscando una solución, la División de Desarrollo intentó construir un coche pequeño convencional utilizando tantas partes del BMW 600 como fuera posible, esto por razones económicas, nuevamente.

Al final les fue imposible cumplir con esas demandas modernas, por lo que BMW decidió reconfigurar todo el diseño y la estructura de la carrocería.

Aún aferrado a conservar piezas del BMW 600, decidieron modificar el eje delantero con sus brazos oscilantes longitudinales para una vía y cámber consistentes y trasladar el concepto al nuevo auto.

Los ingenieros también se hicieron cargo de la suspensión de la rueda trasera, transfirieron la transmisión de cuatro velocidades totalmente sincronizada, así como el diferencial de engranaje cónico y la unidad de potencia flat twin.

¿El reto? Envolver ahora esta tecnología en un organismo apropiado adecuado tanto para el mercado como para los requisitos del futuro.

Más cerca del éxito

En julio de 1958, Wolfgang Denzel, el ingeniero automotriz e importador de BMW en Viena, presentó con orgullo su nuevo modelo diseñado por el carnicero Giovanni Michelotti en Starnberg, Múnich.

Esto permitió a BMW crear un coupé y un sedán a nivel de producción en serie como un desarrollo interno.

Trabajando duo en todos los detalles, desarrollaron un pequeño vehículo dinámico que hasta ahora no tenía nada que ver con el diseño de la firma: el BMW 700.

BMW 700

Siguió una línea trapezoidal con la estructura del toldo y la carrocería básica del automóvil opuestas entre sí para formar dos cuerpos en contraflujo.

Bajo la dirección de Wilhelm Hofmeister, los diseñadores de BMW convirtieron este borrador en dos modelos, un sedán de dos puertas y un coupé.

Asimismo, el BMW 700 fue el primer BMW con una carrocería monocasco, la explicación fue:

“Inicialmente, podrían creer que de esta manera estábamos renunciando a un viejo principio que se remonta muchos años atrás dentro de la compañía. Pero nuestros cálculos rápidamente nos mostraron que un piso monocasco podía ahorrar aproximadamente 30 kg de peso, bajar todo el automóvil en 60-70 mm y agilizar el proceso de producción, con los beneficios de costos apropiados”.

Llegada del BMW 700

El 9 de junio de 1959, el Consejo de Administración de BMW bajo su presidente ejecutivo, el Dr. Heinrich Richter-Brohm, hizo el gran movimiento y presentó el nuevo BMW 700 Coupé, el primer modelo de la nueva serie, a unos 100 periodistas automotrices internacionales.

En el momento en que Bönsch reveló el nuevo coupé, todos comenzaron a aplaudir y los periodistas inmediatamente admiraron el nuevo modelo.

Con las nuevas dimensiones, 2,120 mm (distancia entre ejes), 1,270 mm en la vía delantera y 1,200 mm en la vía trasera, el BMW 700 había crecido fuera de la clase de automóviles pequeños que aún prevalecían en el mercado en ese momento.

BMW 700

“Al combinar los espacios para los pies y el maletero, seguimos el ejemplo de un vagón moderno para dormir, lo que demuestra que a veces incluso se puede aprender de los ferrocarriles. También recordamos mantener las cuatro esquinas del automóvil a la vista desde el asiento del conductor, lo que le permite maniobrar fácilmente incluso en espacios de estacionamiento estrechos”, mencionó Helmut Werner Bönsch.

Desarrollaba una potencia máxima de 30 caballos de fuerza a 5,000 rpm a un velocidad máxima de 125 km/h.

El sedán se diferenciaba por ser mucho más espacioso, a diferencia del Coupé que recordaba más a un auto deportivo.

El BMW 700 se convirtió rápidamente en una leyenda a principios de los años 60, particularmente en el automovilismo deportivo.

Finalmente el BMW 700 cumplió las expectativas con creces, después de haberle dado nuevas esperanzas a BMW y haber llevado a la compañía con éxito a través de la crisis en 1959 y hacia el avance final para rentabilizar la producción a gran escala.

Related posts

“Estar afuera, estando dentro”, el proyecto de BMW Motorrad

Desirée Nuñez

Así es el exterior del Forester STI e-Boxer y del Impreza STI

Desirée Nuñez

El regreso de De Tomaso se aproxima

Desirée Nuñez

Deja un comentario